miércoles, 23 de febrero de 2011

Sobrevuelo por el aire que sopla entre tu pelo,
y me convierto en hiedra mientras velo
por tu verdadera existencia.
Me repito: No, no es.
No puede ser
un sueño.

2 comentarios: